Colección DVD para cursos del nuevo Permiso A

Más información sobre el curso completo del nuevo Permiso A


Las consecuencias inmediatas de la lluvia son la falta de visibilidad y la disminución de la adherencia. Con lo cual el conductor debe adoptar ciertas precauciones sobre todo al caer las primeras gotas de agua sobre la calzada tras largo tiempo sin haber llovido, ya que al mezclarse con el polvo, la grasa y otros residuos que haya sobre la vía se forma un barrillo que convierte la calzada en un firme muy deslizante.

Con lo cual, cuando el pavimento esté mojado y circulemos detrás de otro vehículo, tendremos que aumentar la distancia de seguridad, y si nos vemos obligados a frenar lo haremos con antelación suficiente y suavidad, ya que la distancia de frenado será el doble que si la calzada estuviera seca.

Se puede producir lo que se conoce con el nombre de aquaplaning: agua acumulada delante de la rueda, con lo que los neumáticos pierden adherencia y el contacto con la superficie de la calzada. Con lo que el conductor pierde el control del vehículo. El aquaplaning se produce cuando la cantidad de agua es superior a la que puede expulsar la banda de rodadura del neumático, bien porque existan charcos de agua en la calzada, por llevar los neumáticos gastados o por exceso de velocidad.

La lluvia empaña la visera del motorista y hace que los objetos se vean distorsionados y las luces sean menos eficaces. La lluvia se acumula en la calzada y las luces se reflejan en ella dificultando la visibilidad de las marcas viales.

Las marcas viales pintadas para señalar los pasos de peatones y las señales de tráfico sobre el asfalto están pintadas con una base de aceite que ocasiona que cualquier gota de agua que caiga sobre ellas las convierta en una superficie altamente deslizante y muy peligrosa. Cuando el piso este mojado se debe evitar al máximo pisar estas señales y si por obligación debemos hacerlo, hay que tratar de pasar lo más recto posible sobre ellas sin frenar o haciéndolo con absoluta suavidad y delicadeza.

LA NIEVE Y EL HIELO.

Al caer los primeros copos de nieve el pavimento se vuelve muy deslizante. Cuando la nieve se congela se convierte en hielo.

Para mejorar la adherencia y evitar los deslizamientos debemos:

– Tener los neumáticos y los frenos en buen estado.

– Circular por las rodaduras de los demás vehículos.

– Reducir velocidad, aumentar la distancia de seguridad y conducir con suavidad, sin movimientos bruscos sobre la dirección.

Cuando sea obligatorio el uso de cadenas u otros dispositivos autorizados (neumáticos con clavos) es conveniente colocarlos en todas las ruedas del vehículo, aunque solamente es obligatoria su colocación sobre las ruedas motrices, es decir a cada rueda del eje motor. Cuando desaparezca la obligación de utilizar dichos dispositivos, se deben quitar porque dañan el pavimento la amortiguación y deterioran los neumáticos.

Se puede prever la existencia de hielo cuando las temperaturas son muy bajas, durante la noche y a primeras horas de la mañana, especialmente en zonas sombrías, húmedas y valles con mucha vegetación. La existencia de hielo se observa porque la dirección se vuelve ligera y muy suave. En el caso de hielo la distancia de frenado puede llegar a aumentar hasta diez veces más de lo normal.

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial.


El conductor se encuentra ante gran cantidad de información, además cambiante y compleja. Su seguridad depende de la interpretación correcta que haga de ella.

Uno de cada cuatro conductores en España ve mal al volante.

Los errores perceptivos (vista y oído principalmente) originan muchos más accidentes que los errores derivados de una mala ejecución de la maniobra. Debemos distinguir los siguientes conceptos:
La agudeza visual: es la capacidad del individuo para discriminar visualmente entre detalles distintos. Cuanto mayor sea la agudeza visual mayor será el tiempo disponible para reaccionar ante los estímulos.
La agudeza visual puede deteriorarse con la edad, con niveles de luminosidad incorrectos (bajos o altos) y visión defectuosa de los colores.
Campo visual y la visión periférica: el campo visual comprende todo aquello que abarca la vista alrededor de un punto fijo al que estamos mirando y se mide en grados. La visión periférica es importante en la conducción (especialmente en los adelantamientos), ya que nos proporciona información sobre los estímulos que llegan lateralmente al ojo.
La percepción del movimiento y de la velocidad: es la capacidad de las personas para captar imágenes que cambian con rapidez. La monotonía de las autopistas produce una disminución de la sensación de velocidad.
Debes mantener tu campo de visión bien abierto. Esto requiere práctica, no ocurre por si sólo.

Con un amplio campo de visión, puedes cambiar rápidamente tu foco de atención, sin ni siquiera mover los ojos.
Esto previene que no te fijes en una sola cosa y que entres en visión tipo túnel.

La percepción del espacio, el tiempo y la profundidad no siempre es correcta.
Los problemas visuales provocan un aumento de la fatiga y del tiempo de reacción.
La atención en la conducción: los problemas derivados de la atención y las distracciones están entre las causas más importantes de accidentalidad, siendo además un problema que está incrementándose en los últimos años. Para una conducción segura es necesario mantener un nivel de atención adecuado y sostenido durante todo el recorrido.

La atención selectiva permite al conductor escoger y centrarse sólo en la información que le interesa y despreciar la irrelevante.
Entre las causas que producen distracciones están: las altas temperaturas, las carreteras muy conocidas, la poca iluminación, los deslumbramientos, excesiva concentración en ciertas señales, alguien o algo que nos distraiga, la fatiga, el sueño, depresión, la ansiedad, edad avanzada, el alcohol, determinados fármacos, características personales, búsqueda de información ajena a la conducción (bares, hoteles, etc.).

Una buena solución para conducir seguro en la motocicleta es no conducir nunca por encima del 75% de tu habilidad. Cuanto menos capacidad utilices mejor, de esta manera, cuando te veas sorprendido, tienes el suficiente nivel de atención sobrante para la nueva situación, y reaccionarás adecuadamente y al instante.
Cuando las condiciones de repente requieren una habilidad extra – como cuando un coche corta una curva y se mete en tu carril, o cuando una curva se cierra de súbitamente – tendrás disponible esa habilidad extra, y las posibilidades de tener un accidente disminuyen .

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial.


El tabaco.

Aunque no está prohibido fumar mientras se conduce, no es aconsejable durante la conducción, ya que puede distraer al conductor (al encender un cigarro por ejemplo), genera problemas de visión a causa del humo y provoca una disminución del nivel de atención.

El navegador GPS.

Los navegadores GPS son de gran ayuda al conductor, pero también son una importante causa de distracción. Cada vez más se usan estos dispositivos en las motocicletas. Aconsejamos usar los GPS para la moto, o mapas de seguimiento de rutas o Route books detenidos para conocer la ruta y continuar después sin dudas, usarlos con el vehículo en movimiento generará muchas distracciones.

Para un uso correcto de los GPS deberemos planificar el viaje antes de iniciarlo, el GPS no se debe usar con el vehículo en movimiento.

El teléfono móvil.

En España la ley prohíbe el uso manual del teléfono móvil mientras se conduce. Aunque es importante que sepamos que aunque se pueden utilizar dispositivos “manos libres” es peligroso su uso.

El uso del móvil, incluso con manos libres reduce la atención, nos hace cometer más infracciones, se calculan peor las distancias de seguridad, se controla peor la velocidad, y se producen desviaciones de trayectorias y problemas de maniobrabilidad.

En la actualidad, cada vez más, se conduce con dispositivos manos libres en el casco, intercomunicadores bluetooth, que aunque no están prohibidos, su uso está desaconsejado para evitar posibles distracciones durante la conducción.

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial.