Artículos de la Tag elegida »»

2013 21 mar

TÉCNICAS DE ANTICIPACIÓN

Anticiparse es evitar riesgos.

La anticipación marca la diferencia entre tener tiempo y no tenerlo. No hay mala suerte, hay falta de tiempo.
Tenemos que pensar de forma desconfiada, evitando creer que todos se van a portar como es debido.
Adaptar la velocidad para poder detener el vehículo a tiempo. Estar preparado para reaccionar en menos tiempo. Si ante cualquier situación que hemos analizado como desfavorable situamos el pie frente al freno, en caso de tener que frenar acortamos sensiblemente el tiempo de reacción.

Hacerse ver y entender para no sorprender a los demás. Es necesario hacer un uso adecuado del alumbrado (especialmente al atardecer, al amanecer y con falta de visibilidad) y de los dispositivos de señalización óptica, advirtiendo las maniobras con tiempo suficiente. Es importante no permanecer en los ángulos muertos de los demás vehículos, sobre todo si son voluminosos.

TÉCNICAS DE GESTIÓN DEL ESPACIO

Una distancia de seguridad adecuada es una conducción preventiva.

Guardaremos una distancia de seguridad que nos garantice 2 segundos de reacción circulando en poblado, circulando fuera de poblado se debe aumentar a 3 segundos. En caso de riesgos adicionales puede ser necesario aumentar esa distancia.

Al detenernos detrás de otro vehículo, ante un paso de peatones, etc., dejaremos 2 ó 3 metros por delante, entre otras ventajas si nos alcanzan por detrás no llegaríamos a golpear al de delante.

Circulando frenaremos con tiempo y progresivamente. Si el vehículo que llevamos detrás se nos acerca demasiado aumentaremos nosotros el espacio delantero y frenaremos de forma progresiva. Si estamos detenidos en lugares con posibilidad de alcance mantendremos 5 ó 6 metros con el de delante, manteniendo el freno pisado. Puede proceder tener la primera metida para hacer una maniobra evasiva, en caso de que veamos que el vehículo que se acerque por detrás no es capaz de detenerse.
Debemos evitar las zonas de incertidumbre en el espacio lateral (puertas que se abren, bicicletas, etc.). Mientras circulamos debemos generar unos espacios de seguridad alrededor del vehículo que garanticen el suficiente tiempo de reacción en caso de necesidad.

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial.

2013 20 mar

Cumplir con las normas es un paso importante para no provocar accidentes, pero es insuficiente y no asegura, necesariamente, que vayamos a circular con total seguridad.

La conducción preventiva o defensiva es una actitud que hace referencia a un conjunto de técnicas que permiten al conductor depender en mayor medida de su propio comportamiento para evitar cualquier peligro, independientemente de las acciones de los demás (imprudencias, despistes) y de las adversidades (clima, carretera, estado físico y mental del conductor).

Las técnicas de conducción preventiva se basan en tres principios básicos muy importantes:

TÉCNICAS DE VISIÓN

No debemos limitarnos a mirar al vehículo de delante.

Para anticiparnos a los peligros y recoger toda la información con tiempo suficiente, analizarla y reaccionar adecuadamente, el conductor debe mirar hasta donde se encontrará dentro de 15 – 20 segundos. Al aumentar la velocidad aumentaremos la distancia.

Visibilidad recomendada en función del tipo de vía y velocidad

Tipo de vía. Velocidad. Visibilidad Mínima.

Urbana ————- 40 Km/h ————————- 220 m
Carretera ————- 80 Km/h ————————- 440 m
Autovía ————- 120 Km/h ————————- 660 m

Miraremos con frecuencia los lados de la vía, realizando una labor de vigilancia, de esta forma se podrá reaccionar ante un peligro inesperado.

Mirar hacia atrás por los retrovisores para tener un conocimiento exacto de lo que sucede alrededor del vehículo. Esta frecuencia depende del tipo de vía por la que se circule.

Frecuencia de mirada a los retrovisores en función del tipo de vía:

Tipo de Vía Frecuencia Mínima

Urbana, carretera con tráfico denso ————- cada 5 segundos
Carretera sin tráfico ——————————– cada 10 segundos
Autovía ———————————————- cada 15 segundos

Y siempre deberemos usar los retrovisores antes de cualquier maniobra y antes de frenar.

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial.

2013 15 mar

El conductor se encuentra ante gran cantidad de información, además cambiante y compleja. Su seguridad depende de la interpretación correcta que haga de ella.

Uno de cada cuatro conductores en España ve mal al volante.

Los errores perceptivos (vista y oído principalmente) originan muchos más accidentes que los errores derivados de una mala ejecución de la maniobra. Debemos distinguir los siguientes conceptos:
La agudeza visual: es la capacidad del individuo para discriminar visualmente entre detalles distintos. Cuanto mayor sea la agudeza visual mayor será el tiempo disponible para reaccionar ante los estímulos.
La agudeza visual puede deteriorarse con la edad, con niveles de luminosidad incorrectos (bajos o altos) y visión defectuosa de los colores.
Campo visual y la visión periférica: el campo visual comprende todo aquello que abarca la vista alrededor de un punto fijo al que estamos mirando y se mide en grados. La visión periférica es importante en la conducción (especialmente en los adelantamientos), ya que nos proporciona información sobre los estímulos que llegan lateralmente al ojo.
La percepción del movimiento y de la velocidad: es la capacidad de las personas para captar imágenes que cambian con rapidez. La monotonía de las autopistas produce una disminución de la sensación de velocidad.
Debes mantener tu campo de visión bien abierto. Esto requiere práctica, no ocurre por si sólo.

Con un amplio campo de visión, puedes cambiar rápidamente tu foco de atención, sin ni siquiera mover los ojos.
Esto previene que no te fijes en una sola cosa y que entres en visión tipo túnel.

La percepción del espacio, el tiempo y la profundidad no siempre es correcta.
Los problemas visuales provocan un aumento de la fatiga y del tiempo de reacción.
La atención en la conducción: los problemas derivados de la atención y las distracciones están entre las causas más importantes de accidentalidad, siendo además un problema que está incrementándose en los últimos años. Para una conducción segura es necesario mantener un nivel de atención adecuado y sostenido durante todo el recorrido.

La atención selectiva permite al conductor escoger y centrarse sólo en la información que le interesa y despreciar la irrelevante.
Entre las causas que producen distracciones están: las altas temperaturas, las carreteras muy conocidas, la poca iluminación, los deslumbramientos, excesiva concentración en ciertas señales, alguien o algo que nos distraiga, la fatiga, el sueño, depresión, la ansiedad, edad avanzada, el alcohol, determinados fármacos, características personales, búsqueda de información ajena a la conducción (bares, hoteles, etc.).

Una buena solución para conducir seguro en la motocicleta es no conducir nunca por encima del 75% de tu habilidad. Cuanto menos capacidad utilices mejor, de esta manera, cuando te veas sorprendido, tienes el suficiente nivel de atención sobrante para la nueva situación, y reaccionarás adecuadamente y al instante.
Cuando las condiciones de repente requieren una habilidad extra – como cuando un coche corta una curva y se mete en tu carril, o cuando una curva se cierra de súbitamente – tendrás disponible esa habilidad extra, y las posibilidades de tener un accidente disminuyen .

Adquiera nuestro vídeo curso para el permiso “A” en DVD

Francisco Javier Merino Gil
Profesor de Formación y Seguridad Vial.

Página 1 de 3123